En el Centro de Formación y Recursos Didácticos (CFRD) se llevan a cabo labores que van desde la programación, el diseño, la comunicación, entre otros, siempre enfocado en el apoyo a la elaboración de proyectos y propuestas que vayan en pro de la comunidad.

Con trabajo cooperativo y de fuerte compromiso con sus clientes, nacen ideas creativas que enlazan las distintas capacidades y herramientas que maneja el equipo de nuestro centro. Es por ello, que siempre está en mente la idea de adaptarse e innovar a través del conocimiento para entregar productos que puedan tener una distinción de alto valor.

Una de las líneas de trabajo que hemos aplicado a lo largo de los años es la utilización de videojuegos como elementos de aprendizaje, como fue el caso de “Código UdeC”, un juego de rol realizado para estudiantes de la Universidad de Concepción.

Sin embargo, en 2023, nuestro centro decidió expandir las posibilidades que entrega esta área interactiva, aprovechando las capacidades creativas del equipo multimedial. Diego Jara Castro, miembro de nuestro equipo y profesional con más de 20 años de experiencia como diseñador, ha potenciado el desarrollo de videojuegos 3D como elemento didáctico y una oportunidad de innovación.

 

Un hobbie que entrega posibilidades

El trabajo de Diego comenzó con la idea de conocer más sobre la creación de videojuegos, mezclando lo que ya conocía a través del diseño y sus pasiones personales. Mediante un curso, pudo profundizar y materializar estos deseos, desarrollando en primera instancia un prototipo elaborado en la plataforma Unreal Engine.

El objetivo del juego es simple: conseguir 60 paltas en tres minutos en un formato de tercera persona, donde puedes correr y saltar obstáculos. Con interacciones pequeñas pero interesantes, el proyecto tiene una calidad visual destacable, siendo una prueba experimental que permitió a nuestro miembro de CFRD conseguir la nota máxima en su presentación.

“Siempre he tenido un gusto por los juegos. Cuando era pequeño jugaba en arcades y ya más grande tuve mis propias consolas. Pasaba bastante tiempo con ello. El precedente de mi vínculo profesional con los videojuegos viene en mi participación en el proyecto Vigías de la Tierra, donde me acerqué de cierta forma con estos tópicos y el diseño”, señaló el profesional.

“Este juego lo diseñé durante mi tiempo en el curso de Unreal Engine que realicé en 2023. En tres meses aproximadamente logré crearlo”, añadió.

Hoy en día, el CFRD está aplicando los conocimientos adquiridos por nuestro profesional acerca del software de Unreal, vinculándolo con un proyecto relacionado a la carrera de Enfermería de la UdeC. En este caso, se modeló una simulación de espacio, precisamente de una sala de prueba para estudiantes de dicha carrera, con trabajo especial del equipo de diseño, educación y programación.

La labor de Diego fue desarrollar la simulación a través de Unreal, donde las y los estudiantes pueden moverse dentro de la sala y accionar con elementos didácticos. Aquí pueden simular la toma de decisiones en base a las necesidades del paciente que se encuentra en la habitación, lo que incluye el cálculo de suero que debe tener por hora, revisar sus exámenes alterados, entre otros.

“Las posibilidades que entrega el formato de Unreal Engine es inmenso, pueden vincularse con distintas áreas profesionales y acercarles a opciones innovadoras que son distintivas. Su funcionalidad es modificable y adaptable para todo, incluyendo en esto herramientas de realidad aumentada y realidad virtual, ambas trabajadas previamente en CFRD”, concluyó Jara.

Desde el Centro de Formación y Recursos Didácticos buscamos llegar a distintas necesidades a través de nuestras capacidades, incluyendo un valor distintivo a la obra final. Diego Jara entrega un aporte de innovación a través del desarrollo de videojuegos como una ventana de posibilidades para el futuro.